Lukaku somete al Nápoles en San Paolo

El Inter tomó San Paolo, donde no ganaba desde 1997, y demostró su condición de mejor visitante de la Serie A. Este lunes cerró la jornada 18 conservando el liderato gracias a un doblete de Romelu Lukaku y a un gol de Lautaro Martínez (1-3). El Nápoles, rival del Barça en los 1/8 de la Champions y con un solo triunfo sus últimos 10 partidos del campeonato italiano, siempre fue a remolque y pagó los regalos de su portero, Alex Meret, y del central Konstantinos Manolas.

El tridente del Nápoles formado por Callejón, Milic e Insigne fue contrarrestado por Lukaku. El belga, pareja en ataque de Lautaro Martínez, delantero de 22 años en la agenda del Barça, sembró el pánico en la zaga napolitana desde el inicio. En el 2’ ya obligó, tras sortear al meta Meret, a que Mário Rui evitara el gol ‘in extremis’, aunque la acción quedó anulada por fuera de juego.

El Inter fue un ciclón con sus contras, lideradas por Lukaku, que aprovechó un inoportuno resbalón del central Di Lorenzo para arrancar desde su propio campo con una veloz carrera en la que acabó superando a Hysaj y batiendo a Meret con un disparo que entró tras tocar el poste.

Los interistas ‘mordían’ arriba y el Nápoles lo pasaba fatal en el repliegue. En el 25’, el árbitro anuló un gol a Milik por falta de Callejón a Biraghi. Pero el equipo de Conte siguió con su voracidad atacante y Meret se lució primero en un testarazo de Vecino y en un chut de Lautaro. Sin embargo, el meta del Nápoles regaló el 0-2 a Lukaku al ‘tragarse’ un trallazo del belga que significó su segundo doblete seguido en la Serie A.

Milik da esperanzas al Nápoles
El Nápoles, que parecía ‘muerto’, empezó a resucitar con un disparo de Insigne al que respondió Handanovic con un paradón. Al borde del descanso, los de Gattuso se metieron en el partido con el tanto del polaco Milik, que marcó a placer tras un pase de Callejón. La primera mitad acabó con un Inter sufriendo ante el acoso local.

En la reanudación, el Nápoles, rearmado de moral, tomó la iniciativa, pero cuando peor lo estaban pasando los de Conte, el argentino Lautaro Martínez hizo subir el tercer gol tras un error de Manolas.

El 1-3, a media hora para el final, cortó de cuajo las ilusiones del Nápoles por remontar un partido que el Inter volvió a controlar, aunque los de Gattuso estuvieron cerca de marcar de nuevo en una falta que Insigne envió al larguero (75’) y en un remate de Zielinski (87’) que sacó providencialmente Handanovic.

Sigue el pulso del Inter con la Juve en lo más alto de la Serie A, con ambos empatados a 45 puntos a falta de una jornada para terinar la primera vuelta, mientras que el Nápoles dejó escapar la ocasión de acercarse a Europa tras encajar su tercera derrota consecutiva en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *